¿Por qué y cómo lograr una buena rutina de sueño que apoye al desarrollo de los niños?

Los hábitos de sueño en los niños tienen un gran impacto en su rendimiento escolar, sus habilidades sociales y su salud en general. Unos malos hábitos de sueño hacen que los niños experimenten efectos negativos en su vida y su desarrollo al tiempo que perjudican, entre otras cosas, su concentración y control emocional.

Pon especial atención si tus hijos realizan muchas actividades durante el día ya que son más propensos a tener problemas para conciliar el sueño por la noche que otros niños y esto les dificulta obtener el sueño de calidad que necesitan para mantenerse saludables.

Además, los niños con una mala rutina de sueño también son más susceptibles a tener problemas de comportamiento y sufrir impactos negativos a largo plazo debido a que se interfiere con una etapa importante de desarrollo físico, psicológico y cognitivo.

¿Cuánto sueño necesita mi hijo?

De acuerdo con la Academia Americana de Pediatría, el sueño que tu hijo necesita depende de la etapa de desarrollo en la que se encuentre. Por edad y día se recomienda que tu pequeño duerma:

  • 4-12 meses de vida: 12 a 16 horas
  • Uno y dos años: 11 a 14 horas
  • De tres a cinco años: 10 a 13 horas
  • De seis a12 años: 9 a 12 horas
  • De 13 a18 años: 8 a 10 horas

¿Cómo logro que mi hijo duerama la cantidad de horas adecuadas?

 Si tu hijo o hija tiene problemas para conciliar el sueño durante la noche, intenta aplicar las siguientes recomendaciones:

  1. Mueve un poco antes la hora de irse a dormir.
  2. Establece una rutina antes de dormir como tomar una ducha, cepillarse los dientes o leer un poco, ya sea solos o con papá o mamá.
  3. Evita el uso de pantallas: la luz de las pantallas de celulares, tabletas, e-readers y televisores pueden alterar su ciclo circadiano e impedir que se concilie el sueño con facilidad.
  4. Genera un buen ambiente para conciliar el sueño: procura que el cuarto en donde se encuentre el niño esté obscuro, con la temperatura adecuada (idealmente por debajo de los 23° C) y que sea silencioso.

Si quieres que tu niño tenga una mente y un cuerpo sanos, crear una rutina de sueño adecuada y cumplirla les ayudará e impactará su vida de forma positiva.