¿En qué ayuda la vitamina C a los niños?

Seguramente has escuchado hablar muchísimo sobre la vitamina C, sobre todo en esta temporada invernal en la que las enfermedades respiratorias se vuelven más frecuentes, pero ¿sabes en realidad qué es y cómo interviene en el correcto funcionamiento del cuerpo y el sano desarrollo de tus hijos? Aquí te platicaremos qué es la vitamina C, para qué sirve y en qué alimentos puedes encontrarla para que tu pequeño crezca como un gigante.

¿Qué es la vitamina C?

La vitamina C o ácido l-ascórbico es una vitamina hidrosoluble (es decir, que se disuelve en agua) y que se encuentra presente principalmente en alimentos de origen vegetal; la exposición directa a la luz o al aire provoca que la vitamina C se oxide rápidamente y que pierda todos sus beneficios.

Al igual que casi todas las demás vitaminas, (excepto la D que nuestro cuerpo puede producir de manera natural cuando nos exponemos a la luz solar directa) tus hijos necesitan vitamina C y de preferencia, deben adquirirla de los alimentos que consumen diariamente como parte de lo que necesitan para mantener un sano crecimiento.

Vitamina C: ¿para qué sirve?

La vitamina C es un micronutriente (esto es, una sustancia indispensable para el organismo en pequeñas cantidades) esencial que cumple con una gran variedad de funciones muy importantes en el cuerpo; algunas de ellas son las siguientes:

  • Interviene en la formación de las proteínas que componen los tejidos de la piel, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos, esto es, las arterias, venas y capilares que llevan la sangre a todo el cuerpo.
  • Una de las funciones más importantes de la vitamina C, sobre todo si tus pequeños son muy activos, es sanar heridas (tan frecuentes cuando los niños juegan, se caen y, por ejemplo, se raspan) y formar cicatrices.
  • La vitamina C contribuye a reparar y mantener el cartílago, los huesos y los dientes sanos y en correcto funcionamiento.
  • Aunque, contrario a la creencia popular, la vitamina C no evita que tus pequeños (o tú) se resfríen, sí que fortalece su sistema inmunológico frente a diversas enfermedades. De hecho, si no previene cuadros gripales, parece ser que el consumo regular de vitamina C también hace algo más leves los síntomas de un resfriado y acorta su duración.

Como si estos beneficios en el corto plazo no fueran suficientes, la investigación también sugiere que el consumo regular de vitamina C es un buen hábito que puede prevenir ciertas enfermedades a futuro.

La exposición a la radiación y a la contaminación ambiental e incluso la propia digestión de los alimentos liberan radicales libres que contribuyen al estrés oxidativo, responsable del envejecimiento celular, pero también a enfermedades como el cáncer, los problemas cardiovasculares y la artritis en el muy largo plazo. Es aquí donde entra la función de la vitamina C como antioxidante: los radicales libres reaccionan con la vitamina C (en lugar de atacar a las células del cuerpo) y ayuda a reducir el daño que provocan.

¿Qué pasa si mi hijo no consume suficiente vitamina C?

Ya te hemos platicado qué es la vitamina C, para qué sirve y algunos beneficios que tiene en el corto y largo plazo, pero tal vez te estés preguntando qué pasaría si tu pequeño no consumiera las cantidades que necesita de esta vitamina.

Los signos de deficiencia de la vitamina C en niños (y también en adultos) se manifiestan como consecuencia de fallas en las funciones corporales de las que, en circunstancias normales, este micronutriente participa. Por ejemplo: una mala absorción de hierro provoca anemia, una enfermedad por la cual el cuerpo no tiene los suficientes glóbulos rojos saludables, lo que se traduce en menos oxígeno disponible. Si tu pequeño se siente cansado sin razón alguna, no quiere comer, tiene dolor de cabeza, está irritable o no se concentra en la escuela, consulta a su pediatra para descartar esta enfermedad.

Otra condición que evidencia, quizás con más claridad, un consumo insuficiente de vitamina Ces la gingivitis. Si bien, se puede presentar a cualquier edad, si tu pequeño presenta encías inflamadas y sangrantes o sus dientes no se forman a tiempo y como deberían, considera llevarlo con un especialista para que evalúe sus síntomas y le dé tratamiento. Cabe mencionar que este es un signo clásico del escorbuto, la forma más grave de deficiencia de vitamina C que en otros tiempos era muy común entre los marineros; hoy en día es una consecuencia de la desnutrición infantil principalmente.

Otros efectos de un consumo insuficiente de vitamina C son infecciones frecuentes, cicatrización lenta de heridas, cabello reseco y quebradizo, sangrado nasal frecuente, un metabolismo más lento y aumento de peso consecuente, formación de hematomas (moretones) y dolor e inflamación de articulaciones.

¿Qué hacer si tu hijo tiene deficiencia de vitamina C?

Tanto diagnosticar como tratar la deficiencia de vitamina C son tareas en las que debe estar involucrado el pediatra de tu pequeño; así, si notas algunos de los signos de deficiencia de vitamina C que ya hemos mencionado, es necesario que (como mamá Danonino) seas sincera con el pediatra de tu pequeño y le digas la verdad sobre sus los hábitos alimenticios.

Recuerda que una alimentación balanceada es crucial para prevenir la deficiencia de cualquier nutriente para que, de manera ideal, no se produzca.

El tratamiento dependerá del nivel de deficiencia y, por supuesto, de los signos y síntomas que presente tu pequeño; en ocasiones, será suficiente con añadir frutas, verduras y otros alimentos fuente de vitamina C a la dieta de tu pequeño; mientras que, en otros casos su pediatra le recetará un suplemento con vitamina C adicional.

En el caso de deficiencia severa de vitamina C, los niños pueden necesitar seguimiento cercano e incluso hospitalización, sobre todo si el déficit no es un episodio aislado y los signos y síntomas son severos. En todo caso, no olvides que un diagnóstico oportuno es mejor y que siempre debes consultar al pediatra de tu pequeño si tienes la más mínima sospecha de deficiencia de esta vitamina en particular y de cualquier nutriente en general.

¿Cuánta vitamina C necesita consumir mi hijo?

La cantidad de vitamina C que tu pequeño debe consumir varía de acuerdo con su edad y, a partir de cierto punto, su sexo. De acuerdo con la Junta de Alimentos y Nutrición en las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de los Estados Unidos, los valores de referencia para el consumo de vitamina C son los siguientes:

En el primer año de vida, la ingesta adecuada o cantidad que garantiza una nutrición suficiente es la siguiente:

  • De cero a seis meses: 40 miligramos por día (mg/día)
  • De siete a 12 meses: 50 mg/día

A partir del primer año de vida, el consumo diario recomendado, es decir, la cantidad suficiente para satisfacer las necesidades de la mayoría de la población sana es la siguiente:

  • Niños de uno a tres años: 15 mg/día
  • De cuatro a ocho años: 25 mg/día
  • De nueve a 13 años: 45 mg/día

La mejor forma de adquirir vitamina C, al igual que el resto de los nutrientes, es a través de una dieta balanceada en la que estén representados todos los grupos de alimentos y que responda a las necesidades nutricionales de tu pequeño. Ten en cuenta que un exceso de vitamina C también tiene efectos secundarios indeseables como malestar estomacal y diarrea (si bien no es frecuente ni tan perjudicial como su deficiencia porque al ser soluble en agua puede, para empezar, ser expulsada a través del sudor y la orina).

Alimentos con vitamina C: ¿cuáles son y cómo consumirlos?

Ahora que conoces la importancia que tiene para el sano crecimiento y desarrollo de tu pequeño, te mencionaremos los alimentos donde se encuentra la vitamina C. Al pensar en vitamina C, apostamos a que se te vendrán a la mente de manera automática los cítricos como el limón, la mandarina, la naranja, la lima y la toronja, pero desde luego que no son los únicos donde se encuentra y ni siquiera son los más abundantes en este micronutriente. Esto es excelente porque te brinda todo un abanico de posibilidades a tu alcance y a los gustos de tu pequeño con tal de que consuma toda la vitamina C que necesita.

Aparte de los cítricos, la vitamina C se encuentra en frutas como los kiwis, las guayabas, las fresas, el melón, la papaya y la sandía; proporcionalmente, la papaya contiene el doble y las guayabas cinco veces más vitamina C que la naranja, por mencionar un par de ejemplos. En menores cantidades, la vitamina C también se encuentra en la piña, la manzana, las ciruelas, los plátanos, la alcachofa y el betabel.

Te daremos una razón más para incluir en la dieta de tu pequeño las verduras, y es que entre los alimentos ricos en vitamina C también se encuentran los pimientos morrones que efectivamente son dulces y coloridos: los hay verdes, naranjas, amarillos y rojos; el brócoli y la coliflor cocidos, la col morada, la lechuga, la calabaza, las espinacas y el aguacate.

Es muy importante que todas estas opciones se consuman lo más frescas que sea posible, es decir: 

Puesto que la vitamina C es muy sensible a la luz directa y al contacto con el aire, procura que tus hijos consuman la fruta fresca en lugar del jugo, aunque sea natural; en todo caso, si darás a tus pequeños jugo en el desayuno, haz todo lo posible por que sea el natural y no una bebida “con jugo” ya que las opciones disponibles en el supermercado contienen conservadores, colorantes y azúcares añadidos en mayor o menor proporción y realmente muy poco jugo natural.

Evita los productos en conserva: las frutas procesadas ya sea en almíbar o cristalizadas pasan por cocción en la cual se pierde una gran cantidad de vitaminas además de la C; eso sin mencionar también todos los azúcares añadidos en el proceso.

A la hora de cocinar las verduras, puesto que ciertamente no todas pueden consumirse crudas, evita cortarlas en trozos pequeños o sumergirlas en agua por mucho tiempo ya que ambas cosas facilitan que los nutrientes sean destruidos por la oxidación y la humedad.

¿Cómo hacer que tus hijos coman frutas y verduras con vitamina C?

Ya que sabes qué es, dónde se encuentra y qué beneficios tiene la vitamina C, es muy probable que te estés preguntando con cierta inquietud cómo incluir en la dieta de tus pequeños toda la variedad de alimentos que contienen esta vitamina tan importante para su desarrollo; por ello, aquí también te daremos algunos consejos que puedes poner en práctica para hacer que tus hijos se acostumbren a incluir en su alimentación una amplia variedad de frutas y verduras para comer sanamente:

  • Prepara snacks con frutas y verduras frescas: para que esto te sea más sencillo, ten siempre los vegetales lavados, cortados y a la vista de todos en el refrigerador, listos para su consumo.
  • Sirve ensaladas con más frecuencia, pero procura no agregar mucho aderezo; enséñales a tus hijos cuál es la cantidad apropiada o bien, aún mejor, acostúmbralos a disfrutar el sabor natural de los alimentos.
  • Incluye verduras de hoja verde en el menú como las espinacas, el brócoli, las calabazas, las zanahorias y otras más que, aparte de vitamina A y como ya hemos visto anteriormente, también contienen pequeñas cantidades de vitamina C.
  • Una manera segura de incluir vitamina C, tal que tus hijos no la rechazarán, es incluir en su alimentación frutas frescas como las naranjas y las fresas en diferentes momentos del día: durante el desayuno, como lunch para el recreo o como postre después de comer o cenar.
  • Nada mejor que predicar con el ejemplo: come más frutas y verduras a la vista de tus hijos y, sobre todo, traten de comer juntos. La investigación sugiere que, al comer en familia, los niños suelen comer de forma más saludable, además de imitar lo que comen sus padres.

¿Conoces DANONINO PROBIÓTICOS?

El nuevo Danonino Probióticos llega con todo para contribuir a la nutrición de tus hijos y ayudar a protegerlos ya que está enriquecido con vitamina C. La vitamina C e favorece los beneficios que acabamos de ver, pero además el producto contiene:

  • Lactobacilos casei para ayudar a un funcionamiento del sistema inmunológico; también equilibran el microbiota intestinal, favorecen una buena digestión y previenen infecciones gastrointestinales. Por esto, Danonino Probióticos es una opción de fuente de microorganismos benéficos para tu pequeño.
  • Calcio: este mineral ayuda al fortalecimiento de los huesos, y también interviene en el correcto funcionamiento de los nervios y los músculos, además de ayudar a mantener una buena salud cardiovascular. Esta es una de las razones por las que Danonino Probióticos ayuda al crecimiento de tus pequeños. Acompáñalos a ser gigantes día a día con acciones gigantes.
  • Vitamina D: permite que el cuerpo de tu pequeño absorba el calcio; estos dos nutrientes juntos favorecen un sano crecimiento.

Estamos comprometidos con la nutrición infantil, por lo que todas las presentaciones de Danonino® son alimentos deliciosos, pero también equilibrados, que aportan calcio y vitamina D. Ahora, con Danonino Probióticos, sumamos a la lista de nutrientes esenciales más elementos útiles que ayuden un sano crecimiento.

Danonino® aporta los siguientes beneficios:

  • Es un alimento nutritivo y balanceado que aporta calcio y vitamina D, esenciales para el desarrollo físico de los niños.
  • Está elaborado con ingredientes naturales, por lo que no contiene colorantes ni saborizantes artificiales.
  • Todo el portafolio de productos Danonino® está recomendado por la Asociación Mexicana de Pediatría.
  • Puedes incluir Danonino® en diferentes momentos del día como parte de una alimentación balanceada.

Ahora que ya sabes qué es, dónde se encuentra y para qué sirve la vitamina C, tómate el tiempo de explorar las demás notas de nuestros blogs y conocer otros nutrientes y estrategias que puedes añadir e implementar, respectivamente, para que tu hijo crezca como un gigante.