¿Cómo medir correctamente el desarrollo infantil de mi hijo?

El desarrollo infantil es fundamental porque el cerebro de nuestros pequeños se forma para toda la vida en esta etapa que ocurre durante sus primeros años; diversos factores que incluyen la herencia genética, la nutrición y la estimulación temprana son cruciales en este proceso. Como mamás Danonino es muy importante que reconozcamos las peculiaridades del desarrollo infantil y cuáles son las condiciones óptimas para que ocurra de la mejor manera, por lo que siempre te vamos a recomendar acudir con un profesional de la salud para que recibas una mayor orientación sobre el tema.

¿Qué es el desarrollo infantil?

El desarrollo infantil es un proceso que comienza desde la concepción y continúa después del nacimiento, pero que se intensifica durante los primeros cinco años de vida. En esta etapa, ocurre el desarrollo psicológico y social de nuestro pequeño mientras adquiere habilidades motrices que lo ayudarán a relacionarse con el mundo que lo rodea.

El desarrollo infantil se manifiesta conforme crecen: los niños aprenden y dominan destrezas como hablar, brincar o incluso atarse los zapatos; las habilidades sociales son por lo menos igualmente dignas de atención ya que es importante que nuestros pequeños aprendan a controlar sus emociones y a formar amistades o vínculos con otros.

Si el desarrollo infantil de tu pequeño es el adecuado, es más probable que tenga un mejor rendimiento escolar, una mejor capacidad para socializar con los demás y una mejor capacidad para resolver problemas. Algunos estudios, además, sugieren que hay relación entre un desarrollo infantil correcto y mejores condiciones socioeconómicas como el empleo y la calidad de vida a largo plazo.

Por otro lado, si el desarrollo infantil se topa con algún obstáculo, pueden manifestarse retrasos en las habilidades lingüísticas, motrices y cognitivas; otros estudios sugieren que también existe correlación entre un desarrollo infantil inadecuado y bajo rendimiento escolar, problemas de conducta o incluso menores ingresos durante la vida adulta.

Podemos clasificar en tres grupos los aspectos fundamentales que influyen en el desarrollo infantil:

  • Los aspectos genéticos son las características hereditarias con las que nace tu pequeño y que no se pueden controlar ni cambiar.
  • La nutrición, el sueño y la estimulación temprana son aspectos relacionados con el cuidado de tu pequeño que impactan su salud mental y, por ende, su desarrollo infantil.

Las cuatro áreas en las que se desarrollan los niños durante los primeros cinco años de vida son las siguientes:

Desarrollo cognitivo (aprendizaje y pensamiento)

Tu pequeño emplea y expande sus capacidades para aprender, memorizar, razonar y resolver problemas en el transcurso de su desarrollo infantil. Por ejemplo, un bebé aprende con sus manos y ojos ya que, con ellos, recolecta información del mundo que lo rodea para guardarla y utilizarla; esto hace posible que, a los tres años, sea capaz de clasificar objetos por su forma y color.

Desarrollo social y emocional

Las capacidades que el niño tiene para formar relaciones con los que lo rodean, pero también para conocerse a sí mismo y manejar sus emociones constituyen las áreas sociales y emocionales del desarrollo infantil normal.

Por ejemplo, a las seis semanas de vida un bebé sonríe para dar a entender que algo le gusta mientras que ya a los 10 meses puede hacer gestos para decir “hola” o “adiós”. En el contexto adecuado, se espera que a los cinco años de edad ya haya aprendido a respetar turnos al jugar con sus iguales.

Desarrollo físico

Esta faceta del desarrollo infantil se divide en dos partes:

  • La motricidad fina es la capacidad del niño para utilizar los músculos menores, específicamente los de sus manos, para dibujar, tomar objetos utilizando el dedo índice y el pulgar, utilizar las tijeras y ordenar o apilar objetos, entre otras actividades. 
  • Por otra parte, la motricidad gruesa es la habilidad que tiene el niño para usar los músculos grandes para sentarse, pararse, caminar o correr; esto también incluye mantener el equilibrio y cambiar de posición. Al año de vida, el bebé aprende a pararse en un solo lugar con ayuda de los muebles mientras que un niño de cinco años ya ha aprendido a saltar; recuerda que los niños adquieren estas habilidades de desarrollo infantil con el tiempo.

¿Cuáles son las características del desarrollo del niño?

Es más fácil observar las características del desarrollo infantil de nuestros hijos si nos concentramos en los hitos del desarrollo: estos son comportamientos o destrezas que podemos observar en los niños conforme crecen y que se consideran fundamentales en su desarrollo. Estos hitos están en función de la edad y algunos ejemplos son voltearse, gatear, caminar y hablar. 

A continuación, te presentamos una lista general de algunas cosas que puedes observar que tus hijos hacen en diferentes edades.

Durante el primer año de vida:

  • Es capaz de tomar de una taza o vaso 
  • Puede sentarse solo, sin ayuda de sus padres 
  • Consigue balbucear
  • Exhibe una sonrisa social
  • Le sale su primer diente
  • Juega a esconderse y a aparecer 
  • Consigue ponerse de pie por sí mismo
  • Gira sobre sí mismo
  • Dice mamá y papá y asigna estos términos adecuadamente
  • Entiende un no y deja de realizar la actividad en respuesta
  • Camina con ayuda de los muebles o de otros elementos de apoyo

De uno a tres años:

  • Cuando come por sí solo, lo hace de forma ordenada o derrama muy poca comida con la ayuda de una cuchara
  • Es capaz de dibujar una línea cuando se le muestra una
  • Puede correr, dar vueltas sobre sí mismo y caminar hacia atrás
  • Puede decir su nombre y su apellido
  • Es capaz de subir y bajar escaleras
  • Comienza a pedalear en el triciclo
  • Puede mencionar figuras de objetos comunes y señalar las partes del cuerpo
  • Se viste solo o con muy poca ayuda
  • Repite palabras para imitar el lenguaje de otros
  • Aprende a compartir juguetes sin que se lo indique un adulto
  • Aprende a esperar el turno si se le indica que lo haga mientras juega con otros niños
  • Domina el proceso de caminar
  • Reconoce y clasifica los colores adecuadamente
  • Reconoce diferencias entre mujeres y hombres
  • Emplea más palabras y entiende órdenes sencillas

Preescolar (de tres a seis años)

  • Puede dibujar círculos, cuadrados y figuras lineales con algunos rasgos de personas
  • Es capaz de brincar
  • Tiene mejor equilibrio y puede comenzar a montar en bicicleta
  • Comienza a reconocer palabras escritas y a tener habilidad en la lectura
  • Atrapa un balón que rebota
  • Le gusta hacer la mayoría de las cosas en forma independiente y sin ayuda
  • Le gustan las rimas y los juegos de palabras
  • Salta en un pie
  • Monta bien en triciclo
  • Comienza a ir a la escuela
  • Entiende conceptos de espacio y tiempo

¿Qué son los retrasos en el desarrollo?

Cuando decimos que un niño presenta un retraso en el desarrollo infantil, nos referimos a algún retraso en dos o más áreas de su desarrollo: el lenguaje, la motricidad fina o gruesa, el desarrollo personal o el comportamiento social. 

Normalmente, el diagnóstico de retraso en el desarrollo infantil aplica en menores de cinco años y que, para justificarlo, debe existir un retraso muy evidente para lo esperado a su edad en cualquier área. 

Recuerda que cada pequeño es diferente y, aunque hay un rango normal dentro de cada niño, un pequeño retraso no supone necesariamente una alarma. Por ejemplo, algunos niños pueden comenzar a caminar a los ocho meses, pero otros pueden tardar hasta 18 meses; aun así, esa diferencia se considera parte de un desarrollo infantil normal. Las siguientes son algunas características comunes del retraso: 

  • Su comportamiento no corresponde con su edad biológica y se parece al de un niño más pequeño.
  • Se le dificulta conceptualizar o clasificar distintos objetos y hechos. 
  • Le cuesta entender indicaciones verbales, concentrarse o realizar una actividad determinada lo que afecta su motivación para realizarla. 
  • Parece presentar retrasos en su comportamiento social.

Si sospechas que tu hijo tiene un posible retraso en su desarrollo infantil, lo mejor es que acudas con su pediatra para que te oriente y, dado el caso, te dé las mejores herramientas para apoyar a tu pequeño. 

Referencias bibliográficas

Souza, J. M. D., & Veríssimo, M. D. L. Ó. R. (2015). Desarrollo infantil: análisis de un nuevo concepto. Revista latino-americana de enfermagem, 23, 1097-1104.

Guttmann Barcelona. (s. f.). Retraso en el desarrollo. Guttmann Barcelona. Institut per a la Salut Cerebral. Consultado el 10 de marzo de 2022. Recuperado de https://barcelona.guttmann.com/es/especialidad/retraso-en-el-desarrollo#:%7E:text=El%20retraso%20en%20el%20desarrollo,social%2C%20y%20el%20comportamiento%20adaptativo. 

MedLinePlus. (s. f.). Registro de los hitos del desarrollo. Consultado el 10 de marzo de 2022. Recuperado de https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002002.htm#:%7E:text=Los%20hitos%20del%20desarrollo%20son,para%20cada%20rango%20de%20edades.