Cómo calcular la tasa de crecimiento de un niño

Como mamá Danonino siempre buscas lo mejor para tu pequeño en todos los sentidos: alimentación, actividad física, descanso y, por supuesto, crecimiento.

En Danonino estamos comprometidos con su desarrollo sano, por lo que aquí te platicaremos sobre el crecimiento de un niño y cómo medirlo para reconocer anomalías y acudir con el pediatra lo antes posible.

Toma y registra estas medidas siempre y tenlas a la mano cuando lleves a tu pequeño con su médico para una vacuna, una visita de control o a consulta por enfermedad. Si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda un calendario específico de visitas al médico para dar seguimiento al crecimiento de tu pequeño, las dependencias de salud pública en algunos países sugieren seis visitas en los primeros dos años de vida.

Utiliza un registro de crecimiento

El registro de crecimiento es un folleto que contiene todos los datos que necesitas para registrar y evaluar el crecimiento de tu pequeño desde el nacimiento hasta los cinco años para después compartir esta información con el médico en caso necesario.

Es importante que tengas en mente que la estatura es multifactorial y que su crecimiento está determinado por la genética, regulado por factores hormonales y afectado por el entorno.

¿Mi hijo tiene talla baja?

Para responder esta pregunta, necesitas ubicar los parámetros de referencia de cada país; lo ideal es que existan parámetros nacionales propios según las características étnicas y geográficas. Sin embargo, si no puedes utilizar esta información, te recomendamos que utilices como referencia las tablas de la OMS para menores de dos años, las del Centro Nacional para Estadísticas en Salud (NCHS) o bien, las de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos; como patrón internacional para la velocidad de crecimiento, puedes emplear también las de Tanner-Whitehouse.

Durante los primeros tres años de vida, los médicos utilizan gráficas para comparar la circunferencia de la cabeza, el peso y la altura del niño de acuerdo con su sexo y otros factores. Los cambios en la circunferencia de la cabeza en esta etapa son importantes para saber si el cerebro está creciendo.

La famosa curva de crecimiento

Las curvas de crecimiento se emplean para comparar la estatura, el peso y el tamaño de la cabeza de tu hijo respecto de niños de la misma edad como una herramienta para que el médico y tú puedan dar seguimiento al crecimiento de tu hijo con el tiempo y detectar a tiempo cualquier anomalía.

Las curvas de crecimiento se construyeron con información obtenida de medir y pesar a miles de niños; con estos datos se establecieron el peso y la estatura promedio nacional para cada sexo y grupo de edad.

Las curvas en las tablas de crecimiento indican el porcentaje de niños que pesan o miden una cierta cantidad a determinada edad; así, el peso en el percentil 50 es el valor por encima del cual está la mitad de los niños mientras que por debajo se encuentra la otra mitad. Para ubicar a tu pequeño en la curva de crecimiento, su médico medirá su peso, estatura y perímetro encefálico (esto es, cuándo mide su cabeza) cada consulta; a partir de los dos años, también es posible calcular el índice de masa corporal (IMC) de tu pequeño según su estatura y su peso.

Cada una de estas medidas se registrará para construir la curva de crecimiento propia de tu pequeño y se comparará luego con el estándar para niños del mismo sexo y edad. Es importante conservar esta información en la misma gráfica para comparar el desarrollo de tu hijo con la media.

¿Cuándo preocuparse?

Muchos padres se alarman si notan que la estatura, el peso o el tamaño de la cabeza de su hijo es menor que los de casi cualquier otro niño de la misma edad. Sin embargo, es importante que consideres que cada niño es diferente y se desarrolla a su ritmo por lo que es probable que termine alcanzando a sus compañeros en algún momento.

En todo caso, algunos cambios en la curva de crecimiento de tu hijo pueden preocupar a su pediatra más que otros. Por ejemplo:

  • Cuando una de las medidas de tu hijo permanece por debajo del percentil 10 o por encima del percentil 90 para su edad.
  • Si la cabeza crece muy lentamente o demasiado rápido con el tiempo.
  • Cuando la medida de tu hijo no permanece cerca de una línea en la tabla. Por ejemplo, a un pediatra le puede preocupar que un niño de seis meses estuviera en el percentil 75, pero luego pasara al percentil 25 a los nueve meses y cayera incluso más al año de vida.

El crecimiento anormal en las curvas de crecimiento es sólo una señal de posibles problemas; siempre recuerda acudir al médico pues él es quien determinará si hay un problema real de salud o si tan sólo el crecimiento de tu hijo necesita vigilancia cuidadosa.

Calculadora del crecimiento Danonino

¡Lo hacemos sencillo! Te ayudamos a saber cómo evoluciona el crecimiento de tu hijo de respecto de los parámetros y percentiles utilizados por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Echa un vistazo y recuerda que para una recomendación personalizada debes acudir con un profesional de la salud infantil.