Actividades para ayudar a estimular el desarrollo motriz en los niños

Si bien cada niño adquiere sus habilidades motoras a diferente ritmo, puede presentar alguna dificultad en el proceso. En este artículo, te mencionaremos algunas actividades con las que podrás apoyarlo en este aspecto de su desarrollo. Te recomendamos acudir con un profesional de la salud para que te especifique cómo realizar los ejercicios y te pueda brindar mayor información.

Motricidad fina

Tu hijo puede presentar cierto retraso en el desarrollo de la motricidad fina, si notas que tiene dificultad para tomar utensilios como los lápices, al mover objetos la punta de los dedos o al usar herramientas como las tijeras; otra actividad que podría entorpecerse por esta razón es atarse los zapatos. Te recomendamos acudir con un profesional de la salud en caso de detectar esta situación en tu pequeño gigante.

El no poder realizar estas actividades puede dificultar ciertas actividades académicas y momentos de juego a tu pequeño, así que si identificas que le es difícil llevar a cabo tareas simples como esas, te mencionamos algunos ejercicios que podrás consultar de mejor manera con un profesional de la salud:

Jugar con plastilina

La plastilina suele emplearse para ayudar a las habilidades de motricidad fina de los niños. Anima a tu hijo a apretar, estirar, pellizcar y hacer formar serpientes y gusanitos con la plastilina o bien, que intente cortarla con tijeras: este ejercicio de estimulación será útil.

Pintar

Las diferentes técnicas de pintura pueden fortalecer la coordinación ojo-mano y la motricidad fina de tu pequeño. Pintar con los dedos les da a los niños la oportunidad de usar sus manos y ensuciarse mientras que hacerlo con un pincel enseña a los niños a sostener un pincel y obtener un mayor control al usar herramientas con la misma forma como los lápices. 

Jugar con esponjas

Una esponja nueva y limpia, un poco de agua y dos tazones son todo lo que necesitas para otro ejercicio de estimulación que beneficie el desarrollo de habilidades motoras finas.

Llena uno de los recipientes con agua y deja el otro vacío. Haz que tu pequeño remoje la esponja en el agua y luego la exprima en el recipiente vacío; este es un juego bastante simple que fortalece manos y antebrazos. Si, además, tienes una pizarra pequeña y un poco de gis, también puedes cortar un trozo de la esponja y hacer una actividad de dibujo o escritura multisensorial.

Carreras de arroz

Divide un puñado de arroz crudo en dos tazones (pueden ser de plástico) y ten a mano otro que esté vacío, dale a tu hijo unas pinzas pequeñas de plástico y tú toma un par. Luego, inicia una carrera para ver quién es el primero en transferir su arroz al recipiente vacío con las pinzas. 

Si a tu hijo se le dificulta esta actividad porque los granos de arroz son demasiado pequeños, puedes reemplazarlos con piedritas, botones, chícharos u otros elementos un poco más grandes.

Juego de agua

Llena una taza con una cuarta parte de agua, dale a tu hijo otra que esté vacía y una jeringa de medicamento sin aguja y bien lavada, de preferencia nueva. Pídele a tu hijo que intente transportar el agua de un vaso al otro con la ayuda de la jeringa: puede dejarla caer o rociarla en el vaso vacío. 

También puedes darle a tu hijo más vasos, agregar colorante para alimentos al agua y convertir este juego en un experimento de mezcla de colores.

Jardinería y plantación

La excavación y la jardinería podrían parecer más adecuadas para desarrollar habilidades motoras gruesas, pero también tienen momentos en los que se desarrolla el control de músculos más pequeños. Por ejemplo, mover plántulas a un jardín requiere habilidades de coordinación mano-ojos para llevar con cuidado la planta más pequeña al nuevo lugar; tu hijo, además, necesitará tomar la pala para cavar y usar un agarre de pinza cuando recoja semillas para plantar.

Niños sanos jugando con mama

Motricidad gruesa 

Los niños pueden adquirir esta habilidad a través de una variedad de actividades divertidas. Los juegos donde usan los músculos grandes de brazos, piernas y tronco son muy importantes para la salud y el desarrollo físico de todo niño en la edad preescolar; aprender a utilizar y aprovechar de manera correcta los músculos para correr, saltar, lanzar, agarrar y patear es muy importante para que su cuerpo y su cerebro se desarrollen correctamente.

A continuación, te mencionaremos algunos ejercicios de estimulación para la motricidad gruesa.

Actividades motoras gruesas dentro de casa

Los juegos donde tu pequeño tenga que mover los músculos no necesariamente deben ocupar mucho espacio. Con sólo un poco de campo en el piso, tu hijo puede disfrutar de estos ejercicios de estimulación dentro de casa:

Las carreras

Crea junto con tu hijo una pista de obstáculos con muebles, almohadas, cajas y mantas; trata de que él sea parte de la planificación de la pista y así disfrutará más de lo que armó.

Bailar

Los niños pueden hacer estilo libre o seguir canciones con movimientos; también puedes buscar videos en YouTube con coreografías infantiles.

Saltar

Trata de establecer objetivos de cantidad de saltos, de altura de salto, o simplemente saltar: esta actividad permite mucha variedad. Averigua qué le puede gustar a tu hijo y crea una dinámica con los saltos.

Jugando a imitar 

Los niños mejoran sus habilidades motoras cuando usan sus cuerpos para convertirse en patos, robots, caballos al galope, aviones que se elevan o cualquier cosa que imaginen. Anímalos a que imiten algo: puedes acompañarlo y ser parte del juego.

Jalar y empujar

Jugar con carritos, camiones grandes, cochecitos de muñecas o carritos de compras le permite a tu pequeño desarrollar fuerza y coordinación en la parte superior del cuerpo.

Actividades de motricidad gruesa al aire libre

Los niños tienen mucho espacio afuera para jugar duro y desafiar sus músculos. Ayúdalos con actividades como las siguientes:

Equilibrio 

Haz que tu hijo camine sobre una viga o tablón bajo en el patio, o sobre una barra casera para incrementar su fuerza en el tren inferior y la coordinación con su equilibrio.

Montar

Anima a tu pequeño a jugar con triciclos, scooters y otros juguetes para montar y que se divierta al aire libre.

Natación 

A la mayoría de los niños les encantan los juegos acuáticos de todo tipo, desde nadar hasta jugar con chorros de agua; puedes combinar algunas de las actividades motoras finas con otras acuáticas para la motricidad gruesa.

Juegos en el patio

Los patios de juego ofrecen oportunidades para mover las piernas en un columpio, tirarse por un tobogán, subir escaleras y correr libremente; además, tu pequeño desarrollará también sus habilidades sociales ya que compartirá este espacio con otros niños.

Caminar

Da con tu hijo un paseo por el vecindario o un parque; para hacerlo más divertido y variado, agrega pasos rápidos, trotes, saltos o incluso instrumentos musicales para formar un desfile. Mientras caminan, cuéntale historias o haz que busque colores, cante o juegue.

Lanzar y atrapar 

Trata de tener siempre a la mano pelotas grandes, livianas y blandas para lanzar, atrapar, patear y rodar.

Si decides emplear alguno de los ejercicios mencionados aquí, recuerda hacerlos de manera divertida, siempre supervisando o acompañando a tu peque, con las medidas de seguridad que consideres pertinentes y en caso de cualquier duda o para mayor información no olvides acudir con tu profesional de la salud.

Referencias bibliográficas

https://www.verywellfamily.com/gross-motor-skills-for-preschoolers-1257160 

https://www.understood.org/en/articles/6-fine-motor-activities-for-young-kids

Compártelo con tus amigos:

Publicaciones relacionadas

Beneficios de los probióticos para niños y mujeres embarazadas

El embarazo y la crianza son temas sobre los que todo mundo opina y, por lo tanto, sobre los que se dice mucho. Si, por…

La importancia de la ingesta de calcio

Actualmente en México, se estima que la mayoría de los niños y adolescentes no consumen el calcio suficiente para cubrir la ingesta diaria recomendada, situación…

Tips para preparar un lunch escolar sano y económico

A veces, ofrecerles a los más pequeños una dieta equilibrada no es fácil; especialmente tampoco lo es contar con recetas fáciles y opciones de lunch…