actividades divertidas para niños

Mindfulness: el frasco de la calma

Mindfulness: el frasco de la calma

¿Has visto las esferas de nieve que normalmente se usan en Navidad? Hacer una puede ser una actividad divertida que, además, tiene una lección importante para tu hijo. Para ello, necesitarás un frasco Mason Jar, figuritas de plástico, glicerina, diamantina y una pistola de silicón.

Actividad

En la tapa del Mason Jar pega las figuritas de plástico con silicón y llena el frasco con agua y glicerina una vez que esté seco el pegamento; después, agrega un poco de diamantina y cierra el frasco perfectamente.

Así de fácil ahora tienes una esfera de nieve: puedes agitar el frasco y observar cómo la diamantina se mueve por todos lados. Entre más fuerte lo agites, más se moverán las partículas de diamantina por todas partes; incluso puedes sacar la figura de plástico que pusiste dentro.

Después de eso, pide a tu hijo que observe qué pasa con la diamantina cuando el frasco se queda quieto en la mesa. Observará que los pedacitos de diamantina se asentarán poco a poco hasta que vuelva a la calma.

Aquí puedes explicarle a tu pequeño que la diamantina representa nuestras emociones: si no mantenemos la calma todo será más agitado y no podrá ver nada, pero podremos ver las cosas con más objetividad si nos tomamos un respiro para restaurar la calma.

Explícale a tu hijo que en ocasiones es normal sentir enojo, celos o tristeza, pero que respirando y dejando quieto el frasco, la emoción pasará y podrá tomar mejores decisiones.

Descargar PDF

Compártelo con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email